lunes, febrero 7

Estudio en Rosa

He censurado algunos nombres de personas y lugares por causas legales, pero aparte de eso, esto es lo que ocurrió la noche en que me vine a vivir con Sherlock Holmes.

Cuando conocí a Sherlock por primera vez, me contó la historia de mi vida. Podía decir tantísimas cosas sobre mí por mi cojera, mi bronceado y mi teléfono móvil. Y así es como es siempre. Es inútil intentar ocultarle lo que eres porque Sherlock puede ver a través de todos y de todo en unos segundos. Lo más increíble, sin embargo, es lo espectacularmente ignorante que es con respecto a algunas cosas.

Esta mañana, por ejemplo, me preguntó quién era el Primer Ministro. La semana pasada parecía que realmente no sabía si la Tierra se movía alrededor del Sol. En serio. No lo sabía. No pensaba que el Sol diera vueltas alrededor de la Tierra ni nada. Simplemente no le importaba. Todavía no me lo creo del todo. En muchos aspectos es la persona más inteligente que he conocido nunca pero hay lagunas como ésta que son casi aterradoras. Al menos ya me he acostumbrado a él. Bueno, eso es lo que digo, sospecho que nunca me acostumbraré a él del todo. Es simplemente que, en aquella primera noche, no tenía literalmente ni idea de lo que se me venía encima. Es decir, ¿cómo iba a saberlo?

Me encontraba mirando el piso fijamente, sorprendido ante el estado en el que se encontraba, cuando el inspector de policía ▓▓▓▓▓▓▓▓ de Scotland Yard entró precipitadamente. Sherlock, por supuesto, ya sabía por qué estaba ahí. Había habido otra muerte, esta vez en ▓▓▓▓▓▓▓. Sherlock me pidió que me uniera a él y le seguí la corriente, intrigado. En el taxi, explicó cómo había deducido todo sobre mí el día anterior: cómo había captado cada palabra que yo había dicho, cada acción, nimiedades sobre mi teléfono. Fue extraordinario. Intentaría explicarlo aquí pero no creo que pudiera hacerle justicia. Id a su web, La Ciencia de la Deducción, y mirad vosotros mismos cómo funciona su mente.

Aún estaba sorprendido de que, incluso siendo el genio que claramente es, la policía viniera a pedirle ayuda. Dijo que era un "detective asesor". Naturalmente, siedo el sinvergüenza arrogante que es, tenía que darse a sí mismo un título único.

Llegamos a ▓▓▓▓▓▓▓, donde para mi sorpresa, me presentó como su compañero. Los policías también parecían sorprendidos ante esto, tengo la impresión de que no ha tenido "compañeros" antes. Era el cuerpo de una mujer, vestida de rosa. Y la habían envenenado. De nuevo, Sherlock tan solo la miró y lo sabía todo sobre ella. Su forma de vestir. Cascarrias en su pierna. Lo que había ahí y, más importante, lo que faltaba. Su maleta. Y fue eso lo que le entusiasmó. La maleta rosa desaparecida.

Dejó el cuerpo y corrió al exterior para buscarla, por supuesto dejándome a mi atrás. Hablé con una mujer policía y resumió a Sherlock. Dijo que "le pone esto". Y lo hace. No le importaba la mujer muerta ni ninguna de las otras víctimas. Sospecho que si él volviera a casa y nos encontrara a mi y a nuestra casera en el suelo con un corte en el cuello, tan solo lo vería como un ejercicio intelectual. "Fantástico", exclamaría, frotándose las manos. "Pero la puerta estaba cerrada con llave, así que ¿cómo se mataron el uno al otro?" La mujer policía le llamó psicópata. Parece cruel y no fue para nada un diagnóstico profesional pero recuerdo lo que escribí sobre él cuando le ví por primera vez. Le llamé el loco.

Así que volví a Baker Street y Sherlock me pidió que enviara un sms. Había encontrado la maleta de la mujer y había descubierto que el teléfono de la víctima había desaparecido. Sabía que el asesino lo tendría, así que ahí estaba yo, mandándole un sms a un asesino en serie.

Había encontrado la maleta desaparecida porque sabía que sería rosa, como la ropa de la mujer. Ni siquiera se me había ocurrido y cuando se lo dije, me dijo que era un idiota. No era su intención ser ofensivo, sólo dijo lo que pensaba. Me han llamado cosas peores pero su franqueza aún era algo sorprendente. Simplemente no le importaba ser correcto ni nada de eso. Empezaba a entender por qué no parecía tener muchos "compañeros".

Después de eso nos fuimos a tender una emboscada. Esperamos en un restaurante para ver si el asesino visitaba la dirección que le había enviado. Al otro lado de la calle, vimos un taxi que se paraba. Corrimos afuera, pero se fue. Sherlock insistió en perseguirlo y afortunadamente parecía tener un conocimiento profundo de las callejuelas de Londres. Por supuesto, me di cuenta después, probablemente haya memorizado el callejero de Londres. Corrimos por más y más calles y conseguimos alcanzar el taxi, para descubrir que el pasajero no era nuestro asesino. Acababa de llegar al Reino Unido. Fue la noche más ridícula de mi vida, es decir, una persecución de verdad por Londres. La gente no hace esas cosas, no de verdad. Pero nosotros lo hicimos.

Y, por supuesto, haciendo esto, Sherlock probó que mi cojera era psicosomática ¿He dicho ya que es inteligente?

Volvimos al piso para descubrir que ▓▓▓▓▓▓▓▓ y la policía se encontraban ahí, examinando la maleta. La verdad es que fue bastante divertido ver lo ofendido que estaba Sherlock por esto. Creo de todo corazón que piensa que está por encima de la ley. Y no podía soportar el hecho de que ▓▓▓▓▓▓▓▓ le pasara por encima. ▓▓▓▓▓▓▓▓ describió a Sherlock como un niño, y en muchos sentidos, eso es lo que es. He dicho que no le importa lo que otros piensan y que es arrogante debido a esto pero en realidad no es así. No es que no le importe, es que de verdad no entiende que es normal que te importe. Es normal preocuparse por lo que otra gente piensa. Como un niño, simplemente no entiende las normas de la sociedad, lo cual debe ser, por supuesto, la razón de que se le dé tan bien sacarnos de quicio.

Sherlock cree que todos los demás son estúpidos así que es como un niño en la mañana de Navidad cuando resulta que alguno de nosotros ha hecho algo inteligente. No estoy hablando de mi, sino de nuestra víctima de asesinato. No había perdido su teléfono. No se lo había dejado sin querer. Sabía que iba a morir así que había dejado su teléfono en el taxi. Y, como todos los teléfonos modernos, tenía un sistema GPS para poder localizarlo. Aquella inteligente mujer nos había llevado hasta su asesino.

Y él estaba afuera. Estaba fuera de nuestro piso... ¡en su taxi! Le habíamos perseguido por medio Londres, pensando que llevaba al asesino... pero él mismo era el asesino. Así era como conseguía llegar a sus víctimas: tan solo las recogía con su taxi. Por supuesto, como Sherlock está como un cencerro, se metió en el taxi para hablar con él. De nuevo, no estaba interesado en las "normas". No le interesaba cómo el taxista había hecho todo eso. No creo que le interesara especialmente detenerle y ni siquiera se le ocurrió decirle a la policía que el hombre que estaban buscando se encontraba afuera. Todo lo que le interesaba a Sherlock Holmes era descubrir por qué el asesino lo había hecho. Quería estar a solas con el asesino para poder interrogarle. Aquello era más importante que cualquier otra cosa... a pesar de que suponía una amenaza obvia contra su propia vida.

El taxista lo llevó a un instituto de educación superior para que ambos pudieran estudiar... bueno, estudiar cómo funcionaban sus mentes, supongo. No es algo que pueda llegar a comprender algún día, y para ser sincero, no estoy seguro de que vaya a querer entenderlo. Ser un psicópata. Estar tan por encima del resto. Ser tan peligroso. Es tremendamente aterrador.

Después, Sherlock me contó lo ocurrido. El taxista tenía un aneurisma cerebral. Estaba muriéndose. Recogía a sus víctimas y se las llevaba a algún sitio. Entonces les daba a elegir. Tomar una pastilla entre dos: de las cuales una era inocua y la otra los mataría. Su única alternativa era que él les disparase. Me enfurece pensar en esas pobres personas que entraron en su taxi, ¡uno de ellos era tan solo un niño! Debieron de pasar un infierno. Pero Sherlock, el viejo loco de Sherlock, él le entendía. En lo que al taxista concernía, estaba viviendo más que otra gente. Estaba tomando para sí el poder de la vida y la muerte. Y sí, creo de corazón que Sherlock entendía eso.

Yo y la policía habíamos conseguido encontrar dónde habían ido, así que fuimos tras ellos. Pero era demasiado tarde. Cuando llegué, pude ver que Sherlock iba a tomarse una de las pastillas. No era porque tuviera que hacerlo sino porque era un juego de ingenio. No iba a dejar que aquel otro psicópata arrogante y pomposo venciera. Momento en el cual alguien disparó al taxista. Alguien así tenía que tener enemigos así que no debería hacer sido una sorpresa pero no había visto que dispararan a alguien desde Afganistán. Es algo a lo que nunca te acostumbras del todo. Que alguien pueda tener el poder de la vida y la muerte sobre otra persona... pero me alegro de que lo hiciera quien quiera que haya sido, porque sin duda salvaron a Sherlock. Y francamente, después de todo lo que aquel hombre le había hecho a esas personas inocentes que habían subido a su coche, una muerte rápida es mucho mejor de lo que merecía.

¿Y después de todo aquello? Bueno, yo y mi compañero de piso fuimos a un chino. Como dije, conoce restaurantes muy buenos.

Por cierto, se me olvidaba. Antes de morir, el taxista dijo un nombre. El nombre de alguien o algo que le había ayudado. Moriarty. Nunca lo había oído y Sherlock tampoco. Por supuesto, lo adora. Cree haber encontrado un archienemigo. Es un niño muy raro.

¿Y desde aquella noche? Ha sido un no parar. Oh, hay tantas cosas más que tengo que contaros.

28 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Sí, puede haber niños leyendo esto Harry.

    ResponderEliminar
  3. Vale, pero ¿es cierto? Repámpanos, ¿de verdad ocurrió eso? Porque, ¡¡repámpanos, es una locura!!

    ResponderEliminar
  4. Esto es emocionante. Estoy escribiendo desde el ordenador de la señora Turner. Uno de sus inquilinos está tratando de que me una a Facebook pero le he dicho que no quiero toquetear a la gente.
    Estoy escribiéndote esto desde la puerta de al lado.

    ResponderEliminar
  5. ¡Ja! Gracias. Sra. H, ¿sería tan amable de traernos algunas galletas cuando vuelva?

    ResponderEliminar
  6. ¡¡Es increíble!! ¡Te mereces una medalla! ¡¡Otra!!

    ResponderEliminar
  7. por supuesto si yo fuera colega de sherlock habríamos resuelto el caso mucho antes. ¿como puedes no darte cuenta de que la maleta sería rosa?

    ResponderEliminar
  8. ¡¿¡¿Quién demonios eres?!?! ¡¿Y qué clase de nombre es ese?!

    ResponderEliminar
  9. soy un experto en sherlock holmes. yo le entiendo, lo que es algo que alguien como tú nunca hará.

    ResponderEliminar
  10. ¡¡¡¡Al menos entiendo cómo utilizar las MAYÚSCULAS!!!!

    ResponderEliminar
  11. las mayúsculas son sólo una de las convenciones sociales que elijo ignorar. has sido programada para ser una más en la sociedad. eres una oveja.

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. ¡Bravo, John! ¡Sabía que tenías lo que hay que tener!

    ResponderEliminar
  14. Sherlock es increíble, no es eso. ¡¡¡Él es simplemente brillante!!!

    ResponderEliminar
  15. Moriarty es como una araña en el centro de su red, el controla todos los hilos y sabes que pasa en todos los sitios, ayuda, me va a destruir.

    ResponderEliminar
  16. Sherlock es increible mas o menos como este blog. Que gran idea!! Sentir y expresarlo x escrito

    ResponderEliminar
  17. Waaaa super interesante! Sherlock es genial, gracias por compartirlo doctor..... y.....am... duermen juntos? O.o

    ResponderEliminar
  18. Increíble, Doctor Watson. Aunque Sherlock se comporte como un niño, es un niño muy brillante. Cuídelo bastante.

    PD: Me pregunto, ¿quién habrá disparado al taxista?

    ResponderEliminar
  19. Increíble, Doctor Watson. Aunque Sherlock se comporte como un niño, es un niño muy brillante. Cuídelo bastante.

    PD: Me pregunto, ¿quién habrá disparado al taxista?

    ResponderEliminar
  20. Impresionante, sigan realizando investigaciones, mas temporadas!!!!

    ResponderEliminar
  21. Tengo una duda, en el episodio Estudio en rosa ¿cuál era la píldora buena? :/

    ResponderEliminar
  22. Hey! No dijiste quien disparó al taxista, tengo curiosidad.

    ResponderEliminar
  23. Todos sabemos que la persona que le disparó al taxista... tuvo sus motivos para hacerlo. Cómo, por ejemplo, moral.

    ResponderEliminar
  24. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar